6 Tips para mantener una buena relación con tus clientes

Un tiempo atrás, cada quien se preocupaba solamente por vender. Lograrlo era lo primordial para toda empresa, ya que era lo que le generaba ganancias.

Sin embargo, con el paso del tiempo los avances del marketing y las tecnologías han venido a revolucionar este pensamiento.

 Hoy en día, todo se centra en el cliente y en poder construir una relación de mutuo beneficio.

 A continuación te presento 6 tips para poder mantener esa relación de la mejor manera:

 1. Generá Confianza

Ayudale a entender que puede confiar plenamente en vos. El cliente debe saber que en caso de que te necesite, siempre estarás dispuesto a ayudarle. A veces surgen cosas de emergencia o imprevistos, en estos casos es cuando el cliente más debe verte como un apoyo para poder sacar adelante lo que necesita.

 2. Está siempre presente

Si tus clientes tienen una necesidad o una pregunta, tenés que responder rápidamente. Ya sea por correo electrónico o vía teléfono, la idea es generar la impresión de que estás pendiente. Aun y cuando tus clientes no tengan ninguna duda, mantené una comunicación constante con ellos. Preguntales cómo va todo y dales seguimiento.

Se proactivo. Aunque el cliente no te pida nada, sorprendelo. Aportá siempre tus propias ideas y propuestas sin necesidad que el cliente te lo pida.

 3. Sean un Equipo

Cuando trabajás con un cliente, te volvés parte de su marca. Ambos deben trabajar siempre en sintonía y ser un equipo. Los equipos “sudan la camiseta juntos”. Por tanto, tratá de brindar soluciones siempre. Estas no solo se necesitan cuando se presentan problemas, la idea es que tus clientes siempre se sientan escuchados.

4. Propónganse objetivos

Es importante saber dónde están y hacia dónde quieren llegar. Es bastante difícil estar trabajando a ciegas. Es posible que tengás ideas fabulosas para la marca, pero si no van de la mano con lo que tu cliente necesita, no sirve de nada. Es importante saber en qué vas a trabajar y por qué lo tenés que hacer de esa manera, para así poder entregarle algo digno de lo que solicita.

 5. Mantené una mente abierta

Dale al cliente lo que necesita, no lo que pide. Se tiende a decir que “El cliente siempre tiene la razón,” pero en realidad no es así. Muchas veces, el cliente te va pedir cosas que no van de la mano con los objetivos. Recordá que sos el especialista, por eso el cliente te ha escogido para trabajar. Aconsejale qué es lo mejor para la marca. Fundamentá tus opiniones siempre y hacele ver de manera profesional el porqué de las cosas.

6. No perdás la calma

Los problemas son inevitables. Por muy bien que hagás tu trabajo, es posible que surga alguna adversidad y es de lo más normal. La clave está en tener inteligencia emocional y saber cómo lidiar con ello. Es decir, tener la capacidad de manejar, entender, seleccionar y trabajar tus emociones y las de los demás generando resultados positivos. Nunca te tomés nada personal.

Quizás el cliente esté ofuscado, pero no tenés que reaccionar igual. Sé un solucionador de problemas y sobre todo, recordá que la paciencia es una virtud. “Todos los grandes logros requieren tiempo y paciencia”.

Espero que estos tips te sirvan a la hora de tratar con tus clientes. Mantené presente que una buena relación con tus clientes es un pilar fundamental para tu empresa. Tus clientes son los que la mantienen viva, por lo cual es vital darles la importancia que se merecen. ¿Cómo te llevás vos con ellos?